Huesos para tu perro… todo lo que tienes que saber

Este es el tema más controversial de lo que respecta a la dieta casera para perros, y tiene su porque. Revisa este post para informarte sobre como darlos de manera segura.

Antes de empezar a dar huesos a tu perro, algunas indicaciones de seguridad

1) La regla Nº 1 para dar huesos a tu perro es que siempre deben ser crudos, además por inocuidad debes ser siempre huesos frescos. Los huesos cocidos se astillan por lo que son un peligro para tu mascota, ya que al cocinarlos pierden el colágeno, que es lo que les da la flexibilidad necesaria para que no se astillen. Un hueso cocido astillado se puede clavar en el hocico de tu perro o hasta puede perforarle los intestinos.

Además los perros no digieren bien los huesos cocidos, y no solo les pueden causar vómitos y diarrea, sino que incluso al no digerirlos bien se pueden atascar en sus intestinos lo que puede terminar en una cirugía para extraerlos. Nunca le des huesos cocidos a tu perro.

2) No le des huesos a tu mascota si tiene piezas dentales en mal estado. Para esto puedes controlar antes a tu perro con tu veterinario para que revise el estado de sus dientes.

3) Si tu perro nunca a recibido huesos, debes supervisarlo las primeras veces para ver que mastique de a poco y no trague pedazos grandes para evitar el riesgo de que se trague un pedazo grande y se pueda atorar. Tómalo como un entrenamiento para comer huesos, tu perro de a poco irá aprendiendo a masticar primero.

4) Los huesos recreativos dalos después de alimentarlo para que no lo mastique con tantas ganas. Deben ser masticados de a poco, si tu perro es demasiado entusiasta a la hora de masticar huesos y lo hace muy rápido, entonces se lo debes pasar solo unos 10 a 15 minutos al día y después se lo quitas.

5) Para huesos recreativos evita los huesos trozados, ya que a veces vienen con unas puntas bien feas que se pueden clavar en el hocico de tu mascota. De igual forma si tu perro ya rompió un hueso deséchalo ya que es un riesgo que pueda tragar un pedazo.

6) Si le vas a dar huesos comestibles de pollo, sácales la piel porque contienen grasa de mala calidad y le puede causar trastornos gastrointestinales a tu perro.

7) Si tienes más de una mascota, debes separarlas antes de darles huesos, ya que el exceso de entusiasmo que les causan puede llevar a uno que otro gruñido ¡Mejor prevenir peleas!

Los huesos ¿Son un riesgo para mi y para mi familia como responsable de la alimentación de mi perro?

Es importante mencionar y destacar algo: para todo alimento deben tomarse medidas de higiene y resguardo al manipularlos. Todo alimento, al ser un compuesto orgánico, es susceptible a distintos tipos de contaminado, ya sea por bacterias, hongos, levaduras, toxinas, desechos, etc. Y para todo tipo de alimentos se han dado casos de contaminaciones y de intoxicaciones, incluso con alimentos procesados en pellet, de varias marcas, para los cuales se han resuelto retirar lotes completos del mercado en múltiples ocasiones. La carne y los huesos que compras, tanto para ti como para tu perro, también son susceptibles de contaminación. Por lo mismo debes asegurarte de comprar estos ingredientes en locales establecidos para la venta de alimentos aptos para consumo humano, y no en ferias o locales no regulados.

Además al cocinar para tu perro se debe cumplir con las mismas normas de higiene que al manipular cualquier alimento, y especialmente carnes. Se debe lavar las manos antes y después de manipular los alimentos, cocinar sobre superficies limpias, y al terminar limpiar las superficies usadas.

Guía práctica de los diferentes tipos de huesos

Ahora pasando a la parte práctica, hay dos tipos de huesos que le puedes dar a tu perro, los huesos comestibles y los huesos recreativos. Los huesos comestibles se dan para nutrir y para aportar principalmente el calcio que necesitan nuestras mascotas.

Los huesos recreativos se dan para limpiar los dientes ¡Y para que tu perro se pueda sentir perro! Así es, cuando tu perro mastica huesos siente placer, basta con mirarle la cara mientras los raspa con sus dientes, y eso le genera una sensación de bienestar general.

Ahora te mostraré que huesos le puedes dar a tu perro dependiendo de su tamaño

Huesos comestibles

cuellos-de-pollo.png

(Cuellos de pollo)

Perros pequeños menores a 10 kg:

Alas de pollo sin piel

Cuellos de pollo sin piel

Para perros pequeños debes picar estos huesos en pedazos pequeñitos.

 

Para perros medianos de entre 10 y 20 kg. los huesos mencionados para perros pequeños y además:

Carcazas de pollo (huesos que vienen con la pechuga)

Patas de pollo sin piel (trutro)

chicken back

(Carcazas de pollo)

 

Para perros de más de 20 kg:

Cuellos de pollo y de pavo sin piel

Carcazas de pollo y de pavo

En perros grandes y gigantes evita las patas y alas de pollo, ya que pueden intentar tragarlas enteras con el riesgo de atorarse. No son huesos adecuados para ellos.

 

Huesos recreativos

Puppy-Gnaws-on-Bone

Puedes darle huesos recreativos una o dos veces a la semana para que limpie sus dientes.

Para perros pequeños y medianos puedes darles fémur de cerdo. Para perros grandes y gigantes puedes darles fémur de vaca.

Estos huesos deben ser más grandes que sus hocicos, de forma tal que no los puedan romper en pedazos pequeños. Son para que los vayan raspando de a poco solamente.

Lo importante es que recuerdes que si tu perro mastica muy rápido los huesos, debes quitárselo a los 10 a 15 minutos para que solo mastique un poco y así evitar que se acumule mucho hueso en sus intestinos y no los pueda digerir bien, ya que sino es posible que haya que resolver esto con asistencia médica o incluso quirúrgicamente.

Por último tienes que saber que los fémur son huesos con médula en su interior, y no duran más de 2 a 3 días a temperatura ambiente, por lo que luego de este período deben ser desechados ya que la grasa de la médula se pudre y puede causarle una indigestión si tu perro llega a comerla.

Sigue estos consejos y tu mascota disfrutará de uno de los grandes placeres que la naturaleza le ha preparado, y además podrá aprovechar estos cepillos de dientes naturales.

Si quieres ver una receta de comida casera para perros que incluye huesos carnosos, puedes hacerlo en este enlace.

Espero que este post sea de gran utilidad para ti y para tu mascota.

 

Puntos clave de este post:

  • Los huesos son fundamentales para la salud de tu perro, tanto para la salud de sus huesos como para su organismo en general
  • Si vas a dar huesos a tu perro, ya sean comestibles o recreacionales, infórmate antes de hacerlo
  • Cumple con las medidas de higiene para manipular estos alimentos de manera segura
  • Compra en locales establecidos para venta de alimentos aptos para consumo humano

¡Nos vemos en el próximo post!

Un abrazo,

FIRMA BLOG

2 Replies to “Huesos para tu perro… todo lo que tienes que saber”

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s