Caldo de huesos… el superalimento de la abuela

Desde hace siglos el caldo de huesos es considerado beneficioso para la salud, especialmente de los intestinos, en este post aprenderás porque ¡¡Además este caldo es la sabrosura misma para nuestras mascotas!!

Los intestinos, fuente de salud o de enfermedades

Tanto para nosotros como para nuestras mascotas, muchas enfermedades de todo tipo tienen su origen en una pobre salud intestinal, generada de manera crónica por el exceso en la dieta de alimentos procesados (los pellets en el caso de nuestros perros), alto consumo de azúcares (exceso de carbohidratos en su comida) y un bajo consumo de grasas saludables frescas y bacterias benéficas.

Una mala salud intestinal va generando gradualmente una tendencia a padecer intolerancias alimentarias y enfermedades autoinmunes, y eso también corre para ti, no solo para tu mascota. Los intestinos no sirven solo para absorber nutrientes, sino que al ser una barrera entre lo que consumimos y nuestra sangre, cumplen un rol fundamental en el sistema inmune, y al ir deteriorándose por una mala alimentación, se hacen más permeables al paso de microorganismos patógenos y proteínas no digeridas. Esto se conoce como enfermedad del intestino permeable.

Además del caldo de huesos, es fundamental que incorpores alimentos frescos a la alimentación de tu mascota, esto ayudará a recuperar la salud de sus intestinos. Un buen plato de comida casera como el de la receta de este enlace se complementa de forma perfecta mezclándolo con el caldo de huesos, y verás que se vuelve simplemente irresistible para tu amigo peludo.

Beneficios del caldo de huesos

Los principales beneficios del consumo de caldo de huesos se evidencian principalmente al consumirlo para tratar problemas digestivos y articulares, sin embargo dado que estimula el sistema inmune, es de gran ayuda para tratar todo tipo de enfermedades. No por nada desde la época de Hipócrates se considera el alimento perfecto para dar a los enfermos, ayudando a superar mejor los cuadros gripales.

Los altos niveles de colágeno que contiene actúan como una especie de bálsamo que sella y repara la pared de los intestinos.

Además contiene elementos como la condroitina y glucosamina, que reducen el dolor y la inflamación de las articulaciones. También contiene pequeñas cantidades de calcio y de otros minerales.

Su contenido de aminoácidos como la glicina, prolina y arginina, potencian su efecto antiinflamatorio y calmante. Además presenta un alto contenido de gelatina que aporta salud para el pelaje de tu mascota.

Ya que es un alimento extremadamente delicioso para tu mascota, puedes dárselo en momentos en que esté enfermito y no tenga mucho apetito, mezclado con un poco de agua tibia, o agregarlo directamente sobre su comida, aportará muchos nutrientes de fácil absorción.

Ten presente eso si que darle caldo de huesos a tu perro, aunque sea a diario, no reemplaza una alimentación balanceada.

Receta del caldo de huesos

Antes de comenzar, recuerda tomar todas las medidas de higiene y seguridad para manipular alimentos de manera segura. Puedes leer al respecto en este enlace.

Ingredientes

2 kg. Huesos con médula, tales como patas de pollo u osobuco de vacuno o de cerdo

1 kg. Costillas, de vacuno o de cerdo, o carcasa de pollo

½ taza de vinagre de manzana, idealmente orgánico

4 lts. de agua filtrada

Lo ideal es que uses huesos de pastoreo libre, ya que su valor nutricional es mucho mayor, y además el sabor que dejan es insuperable. Si estás leyendo desde Chile, este tipo de huesos los puedes conseguir en Tinajacura en el caso de las carcasas y patas de pollo, o en el caso de las patas de vacuno (osobuco) y huesos carnosos, puedes conseguirlos en Carnes Manada o en Aldea Nativa.

Además al optar por alimentos de pastoreo libre estarás fomentando un sistema de producción más humanitario con los animales, ya que viven sueltos y pastando libremente.

Preparación

1.- Coloca los huesos al horno a fuego medio por 15 minutos ¡Esta parte del proceso permite cocinar los huesos por 8 en lugar de 24 horas! Luego al sacarlos del horno puedes sacar la carne de los huesos y guardarla para tu mascota. La grasa deséchala.

img_6452.jpg

2.- Coloca los huesos en una olla grande y agrega el agua, si es necesario agrega más agua para cubrir los huesos unos 6 centímetros extra de agua por sobre ellos. Para evitar derrames debes dar un margen de al menos 3 centímetros hasta el borde de la olla, ya que al hervir el agua sube.

img_6472.jpg

3.- Agrega el vinagre de manzana y deja reposar durante 1 hora para que el vinagre pueda sacar los minerales de los huesos.

4.- Ponlos a cocer a fuego lento, lo más bajo posible, tapa la olla y deja cocinando por 8 horas.

5.- Después de apagar el fuego debieran haber quedado entre 3 a 3.5 litros de caldo de huesos. Déjalo enfriar y luego cuela todo lo sólido, solo debe quedar el líquido. Los huesos debes desecharlos, por ningún motivo se le pueden dar huesos cocidos a tu mascota ya que son un riesgo incluso mortal para su salud.

6.- Refrigera el caldo y luego de unas horas verás una gruesa capa de grasa en la superficie, debes sacar esta capa con una cuchara y desecharla. También verás que decanta un sedimento, esto es parte de lo nutritivo de este alimento.

IMG_6478.jpg

El caldo resultante después de refrigerarlo por varias horas debe verse gelatinoso. Si no se ve así, la próxima vez que lo prepares puedes agregar más vinagre de manzana en la etapa 3 de la preparación.

Te recomiendo que prepares el caldo así tal cual, sin agregar hierbas ni verduras, ya que al congelarlo cambia el sabor. Si quieres agregar más sabrosura, lo que puedes hacer es congelar en porciones para 4 a 5 días, y al descongelar puedes ponerlo nuevamente a cocer y agregar zanahoria y apio rallados, un poco de perejil, y cocinar a fuego lento por 10 a 15 minutos. Esto lo hará más sabroso para tu perro y se lo puedes dar si está enfermito y no está con ganas de comer.

Almacenamiento

Captura de pantalla 2018-05-19 a la(s) 05.14.40.png

Refrigerado dura 4 a 5 días, no más que eso ya que al ser taaaaan nutritivo, es un caldo de cultivo perfecto para bacterias patógenas.

Ya que no vas a darle tres litros de caldo a tu perro en cinco días, te recomiendo congelar en varios pocillos pequeños con tapa, o mejor aún, ir congelándolo en cubeteras de hielo para poder racionarlos día a día.

Administración

El caldo de huesos es un alimento, no un fármaco, por lo que no hay que ser tan estricto con las cantidades a dar a tu mascota. De todas formas a modo de referencia le puedes dar una cucharada sopera por cada 10 kg. de peso al día. Esto lo puedes agregar directamente sobre su alimento, o si lo congelaste en cubitos lo dejas descongelar y luego viertes el caldo líquido sobre su ración.

Puntos clave de este post:

  • El caldo de huesos es una excelente fuente de nutrientes, eso si no reemplaza una alimentación balanceada
  • Desecha los huesos cocidos que quedan después de preparar el caldo, son un peligro para tu mascota. Bótalos fuera de su alcance
  • Cumple con las medidas de higiene para manipular estos alimentos de manera segura
  • Dale frecuentemente caldo de huesos a tu perro ¡Él y sus intestinos te lo agradecerán!

¡Nos vemos en el próximo post!

Un abrazo,

FIRMA BLOG

Fuente: https://articulos.mercola.com/sitios/articulos/archivo/2014/11/23/caldo-de-huesos-nutritivo.aspx

Agregar un comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Cambiar )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Cambiar )

Connecting to %s